lunes, 22 de febrero de 2010

Buenos Aires Nevado

En una ciudad cada vez más gris, el cielo se tiño de blanco y una gran claridad iluminó rostros convirtiéndolos en sonrisas y maravilladas miradas de niños observando acaso éste mágico e inesperado momento.
Increíble que tanto frío y una lluvia de blancos copos que recubren el frívolo cemento enciendan los corazones, que aún laten, de tantas personas que en otros días arrastran tantas penas compartidas, tantos sueños quebrantados. 

El viento golpea mi rostro, brilla mi pasión navegando en un cristalina nube, que serena se estrella contra el piso bañando de su puro color autos, niños, adultos, plazas y tejados.  Pequeños jugando, adultos jugando, alegría en las calles... Un sueño cumplido, una madre emocionada, un hijo que recordo que era hijo.  La noche se ha vuelto hoy más maravillosa y entre tanta fantasía la realidad de tu deslumbrante, simple, única belleza no deja de asombrarme en tus calidos y dulces ojos que me miran sonrientes, brillando con tu cariño que es tan calido que derrite este frío y silencioso invierno.

2 comentarios:

Kika dijo...

:) ya quisier yo ese trip aquí...Saludos mi estimado.

"FeLiX" Pablo Contartese dijo...

Kika!
Gracias!
Respuesta tardía de mi parte estimada!!

Espero le gusten también mis otros textos!!
Abrazo a la distancia!