viernes, 23 de julio de 2010

Auriculares saturados

La música acalla voces, silencios que me aturden encerrados en miradas absortas.  Pierdo palabras, gano pensamientos.  Canciones de la mente que clavan mi alma a la siguiente nube de cristales.  Carretera de glóbulos blancos y rojos transportando el miedo de un nuevo salto al vacío.  ¡Aquí vamos otra vez! Desilusión del dolor, al cual ya no amo como antes.  Extraño lo que nunca extrañe, la melancolía de algunas locuras que abandone años atrás.  Corro tras la luz, el abismo me aguarda. 
Historias de vida mezcladas en ocio ansioso, la paciencia de esperar por nada.  La señal entrecortada, no oigo mis ideas, no veo mas allá de lo que elijo ¿vos que elegís?, ¿vos que mirás?, ¿que pensás?. ¿Acaso te perdí en mi extenso discurso otra vez?.  ¿Poseído?, ¿enloquecido?, ¿extremo?, ¿huelo a esquizofrenia?.  Yo se adonde voy, me lo dice cada parte de mi ser que se estremece como si una sinfonía sideral lo arrojará a un agujero negro.
¿Estoy dentro de mi mente?, flashes que atacan mi paz, tinta que vomito con epiléptico pulso. Adrenalina jugando con el equilibrio del alma, el filo corta los cables, no hay retorno, pero me atraviesan mil interferencias.  Extiendo los brazos, todo ante mi, la nada brota, zarpa el barco que naufraga en la ciudad.  Sigo mi trazo, ¡otra vez mi cerebro detonando!, mi corazón se pulveriza, fragmentos del ser derramados más allá de la bóveda celeste.  No soy o soy, solo puedo yo definirlo, es uno quien decide... un paso más al frente, caigo en la oscuridad que todo lo ilumina.  Florece una nueva muerte, se marchita una vieja vida, germina la verdad de la mentira que golpea animosamente a la insana razón por acostarse a escondidas con la saludable alienación... cautivado por ella, atrapado y liberado, todo en un nuevo salto.  La intensidad eléctrica que da paso a la paz tras los cantos que me elevaron al otro lado para que vea en éste el puro bienestar de saber que, a pesar de todo, lo que me enloquece no es mas que el amor.
¡¡Oh no!!, creo que ya no importan las cicatrices. ¡¡Quiero otro misterio, otra imagen dibujada en el tiempo que no termina, para volver a nacer!!

5 comentarios:

SANTAS EN REMERA dijo...

la paciencia de esperar por nada.
No soy o soy, solo puedo yo definirlo, es uno quien decide... un paso más al frente, caigo en la oscuridad que todo lo ilumina.
La intensidad eléctrica que da paso a la paz tras los cantos que me elevaron al otro lado para que vea en éste el puro bienestar de saber que, a pesar de todo, lo que me enloque no es mas que el amor.
¡¡Oh no!!, creo que ya no importan las cicatrices. ¡¡Quiero otro misterio, otra imagen dibujada en el tiempo que no termina, para volver a nacer!!

me encanto eso...
el amor en todos los sentidos enloquece en cierta forma, el amor no correspondido, el amor obsesivo, el desamor....
me encanto....voy a entrar mas seguido a chusmear lo que usted escribe....ahora no ando tan inspirada para escribir pero me gusto.

crua chan dijo...

mucho muy bueno!!
saludos

"FeLiX" P Contartese dijo...

Muchas gracias por sus comentarios!!!!

Valeria dijo...

linda idea la de que ya no importen las cicatrices; de qué se trata la vida sino de hacer alguna otra cosa que detenerse frente a sus marcas...

emi gorza dijo...

Yo se adonde voy, me lo dice cada parte de mi ser que se estremece como si una sinfonía sideral lo arrojará a un agujero negro.
¿Estoy dentro de mi mente?, flashes que atacan mi paz, tinta que vomito con epiléptico pulso. Adrenalina jugando con el equilibrio del alma, el filo corta los cables, no hay retorno, pero me atraviesan mil interferencias. Extiendo los brazos, todo ante mi, la nada brota, zarpa el barco que naufraga en la ciudad.

Me encantó este, tiene una cadencia increíble y siempre manteniendo el mensaje, el mensaje puro antes q todo..