sábado, 29 de mayo de 2010

Mil batallas por la paz

Voces perdidas del jardín del Edén danzan sobre la alfombra gris de un Buenos Aires psicótico.  Pateo veredas y calles buscando respuestas a las preguntas que nunca me hice, buscando la salida de un laberinto en el cual no estoy atrapado.  No puedo pensar mas que en algunas utopías, mientras juego al equilibrista sobre la cornisa de la razón.  Verdades de las almas que se ocultan tras el silencio que las mentes producen en pos de protegernos como una madre...¡¡al diablo con eso!! Es tiempo de tomar las riendas y direccionar nuestro destino, es momento de abandonar el pasado en el medio de la ruta para poder alcanzar la próxima ciudad que arde.

El crujiente sonido te atrapa mientras las llamas te consumen, ni Juana de Arco bailo tanto al son de ésta fogata cerebral donde las neuronas ya no bailan, sólo se mueven atónitas al ritmo de tu loca y ecléctica melodía.  Ejecutas una sinfonía verborrágica que arroja al demonio el paraíso y a dioses al infierno, mezcla de culturas y razas que no son tan distintas.  Mundos de fantasías cumplidas, mundos de deseos no realizados.  Abstracto pensamiento sobre la vida, entusiasta sentir acerca de la parca.  Volvés a casa sobre caminos que no has andado antes, volvés a los brazos que te abrigan cuando el frío de tus pensamientos se apoderan de tu demencia para llevarte a lugares de los cuales no quieres dar descripciones, de momentos de hoguera que no quieres compartir.
Una luz tenue marca un sendero de salida y al tiempo que memorizo el camino que me indica, le doy el próximo golpe a mi demonio.  Aquí me quedo hasta que el tiempo no sea tiempo, hasta que los diablos tengan miedo, hasta que dios se queme en la hoguera, hasta que mi corazón ya no sienta mas que paz, hasta que la sangre simplemente sea el agua que bebo para volver a nacer, para volver a ser fuego y devorar los latidos del amor (q.e.p.d.).  En este lugar que no existe resisto hasta que el infinito se siente a mi lado, hasta que los soldados no sean soldados, hasta que la muerte simplemente quiera tener sexo conmigo para que luego le cante a su oído una canción de cuna.  Acá mismo me quedo peleando, gladiador de momentos, guerrero de lo que otros dan por perdido... inevitable comportamiento, empedernido luchador que siempre se levanta (que nadie tire por mi la toalla, no quiero a nadie que corte mi parpado, en ese rincón vacío yo puedo con el contrario y conmigo) para seguir buscando en este universo aquello a lo que he venido.

7 comentarios:

DeL FeNar dijo...

este despuntar letras tuyo, ta buenisimo!!!!!
siempre lo q vendra sera mejor a no perder la fe!!!
tkm

"FeLiX" Pablo Contartese dijo...

Ey sister!!
Gracias!!
Algún día lo convertiré en un despunte diario! Las letras son mi sonido y mi rock desde mi sangre
Te quiero loca!


PD: Ey!! ¡¡¡La fe nunca la he perdido!!! La fe en que siempre puedo un poco más!!
PD2: Lo que esta pasando siempre, siempre es Lo Mejor!!!

Emi García! dijo...

Felix, te he querido firmar varias veces! Pero hay algo entre la tecnología y yo que anda fallando...si leés esto, es porque lo superé!
Es una gran entrada Felix!
Un abrazo a la distancia!

Mademoiselle.Dai dijo...

Muy bueno, Feliz, me mandaste la invitación por facebook, y me encantó la idea del blog con tan buenos textos,
te voy a seguir/leyendo,
un beso!

Dai

Lala dijo...

Hey! zarpadas tus palabras. Hice un dibujo con ese mismo mensaje. Me alegre mucho de leerte.
Saludos!

(¨*·.LU.·*¨) dijo...

Batallas por seguir adelante... "Yo también ahí me quedo"...

Calculo que comprenderás, como he sentido en la piel cada una de tus palabras...

Como siempre, mi queridísimo amigo Felix, leerte es un placer.

kari dijo...

buenisimo...! me lei todo todo...!

me que cloroformizada, al placer de tus palabras....




karii.. rio turbio.